El turismo no es la única solución

0

Puno, Nov. 02 (NOTICIAS SER). La actividad turística en el país se ha consolidado en las última décadas, cada vez son más frecuentes los mensajes a través de los diversos medios de comunicación donde se hace referencia de nuestro posicionamiento como destino a nivel mundial, se resalta la preferencia de artistas y músicos internacionales por visitar nuestro país o se menciona el incremento de la tasa de turistas extranjeros anual. Sobre este punto el presidente de la Cámara Nacional de Turismo (CANATUR), Carlos Canales, ha manifestado que este año se recibirán aproximadamente 2.7 millones de turistas extranjeros, registrando un crecimiento superior al 25 % a comparación del año pasado y logrando una cifra nunca antes alcanzada.
Por otro lado, la mejora de las vías de comunicación, el crecimiento de la infraestructura turística, el crecimiento económico (favoreciendo a ciertos sectores sociales) y las campañas lanzadas desde el gobierno central, en alianza con el sector privado, con el fin de promover diversos destinos nacionales han ido también tratando de reflotar el turismo interno.
Pero además del posicionamiento internacional y campañas nacionales existen diversas iniciativas desde los gobiernos locales que buscan situar al desarrollo turístico como una prioridad y buscan insertar el tema en sus ámbitos locales. Diversos planes de desarrollo -regionales, provinciales e incluso distritales- cuentan con secciones orientadas a formular programas y proyectos relacionados a él puesto que la actividad es vista como una actividad atractiva.
Todo esto muestra el interés que esta actividad suscita y el escenario aparentemente positivo en relación a su desarrollo en el ámbito nacional y local. A continuación se abordará brevemente la situación del departamento de Puno con respecto a este tema y se señalarán algunas reflexiones sobre las implicancias del turismo más allá del entusiasmo inicial.
Puno y el turismo
El departamento de Puno es considerado como el cuarto destino turístico nacional luego de Cusco, Lima y Arequipa; sin embargo, aún sigue existiendo una diferencia importante en relación al porcentaje de visitas anuales con el primero de ellos. Las atracciones que generan el mayor número de visitas (1) son: los Uros, la isla de Taquille, Amantani y Sillustani. Según los operadores locales no existe mucha diversificación ni se ha logrado posicionar rutas o circuitos alternativos debido a una serie de factores como falta de infraestructura turística, publicidad adecuadas, entre otros. Además según los datos estadísticos de la Dirección Regional de Comercio Exterior y Turismo (DIRCETUR) el promedio de estadía es de únicamente 1 a 2 noches, siendo el perfil del visitante principalmente extranjero.
Luego de los sucesos ocurridos en mayo y junio de este año debido a las manifestaciones contra las concesiones mineras, Promperú y DIRCETUR decidieron lanzar una serie de campañas que dinamizaran el turismo interno y posicionaran al departamento en la oferta turística. Así se lanzaron campañas como “Sur Pone” y recientemente “Descubre un Puno Mágico” (2). Este tipo de iniciativas contó con la aprobación de las autoridades locales y diferentes miembros del gremio turístico pues buscaba repotenciar el turismo interno, tema relevante cuando existe una brecha marcada entre el turismo extranjero y nacional debido, entre otros factores, a los costos elevados de transporte y servicios para la población local y nacional.
El turismo y sus impactos
El turismo debe ser entendido no como un fenómeno meramente económico sino “como un fenómeno sociocultural donde se entrelazan diferentes actores y discursos generados a nivel global, nacional y local (Fuller, 2009) que genera una serie de impactos tantos positivos como negativos, generando discusiones sobre el mismo.
Se puede afirmar que lo que prima actualmente tanto en el gobierno nacional como en los gobiernos locales del departamento es el discurso más optimista del turismo como motor de desarrollo (3) pues sin duda éste puede generar ingresos brutos importantes y generar mejoras, sin mucha inversión, en ámbitos rurales o zonas no favorecidas, como iniciativas que están buscando ser implementadas en diversas localidades del departamento, llámese turismo rural comunitario.
Este discurso presenta ciertos retos. Si bien se generan impactos positivos también se puede decir que se generan otros negativos en la población que no se beneficia del mismo pues puede “elevar los costos, atentar contra la calidad de vida de los habitantes locales, dañar el medio ambiente” (4), entre otros.
En ese sentido, si algo debe quedar claro es que el turismo no es una actividad que necesariamente beneficia a todos, ni tiene por qué serlo, a diferencia de lo que muchas veces proponen los discursos oficiales que buscan situarlo como una solución integral. Por ello, se debe evaluar los beneficios y costos a nivel local pero además las verdaderas potencialidades para plantear proyectos relacionados a esta actividad.
Reflexiones finales
La actividad turística es una opción que puede favorecer a ciertos sectores de la población del departamento y debe continuar siendo impulsada de manera permanente y sostenible. Sin embargo, no se puede seguir planteando un discurso poco crítico y vacío, promocionándola como la alternativa novedosa sino siendo conscientes de sus potencialidades pero también de sus límites con el fin de plantear estrategias diversas que generen verdaderamente desarrollo local.
Notas:
(1) http://www.dirceturpuno.gob.pe/
(2) Campaña vigente desde el 18 de octubre hasta el 30 de noviembre del 2011 y que representa una alianza con el sector privado que reúne a 23 empresas, entre hoteles (12), empresas de transporte (2), agencias de viaje (8), y servicios complementarios (1).
(3) Que como menciona Fuller surgió en los años 50-60, donde se consideraba al turismo como una actividad que podía ser una fuente de ingresos para zonas rurales empobrecidas o aisladas porque se generaban ingresos por el flujo de turistas y mejoraba la calidad de vida e infraestructura local.
(4) Fuller, Norma. Turismo y Cultura. Entre el entusiasmo y el recelo. PUCP. 2009

Por: Patricia Quiñones Pareja

Dejar una respuesta